En la renuncia esta la fortaleza

Si te digo que cuando pierdes… ganas, seguramente me dirás que se me ha ido la cabeza. Hay otras muchas frases por el estilo: menos es más, cuanto menos tienes más rico eres. Son todas ellas frases bonitas para poner en un estado de una red social, pero que nos suenan a risa. Si te digo la del título de esta entrada: En la renuncia está la fortaleza, seguramente dirás que sigo estando mal de la cabeza.

Desarrollemos nuestra fortaleza mental

Sin embargo, lejos de ser una frase más o menos bonita, indica una gran capacidad de voluntad y de fortaleza. Ser capaces de renunciar a cosas nos hacen más fuertes en lugar de debilitarnos.

Piénsalo bien. Si dejas algo, si renuncias a algo aunque te apetezca mucho, si eres capaz de mantener tu voluntad de no hacer o no tener algo que quieres, es muy probable que salgas más fuerte.

Imagina por ejemplo en el caso de cualquier actividad como las dietas o el deporte que tanto nos preocupan. Cuando tienes dos opciones ante las que elegir y eliges la renuncia, normalmente sales más fuerte. De forma práctica imagina que me apetece un trozo de chocolate, pero estoy bien, no tengo hambre, es simplemente una idea que me ha venido a la cabeza, cierta ansia de golosina. Sin embargo, soy capaz de pensar que no es necesario ese alimento ahora y soy capaz de renunciar a él.

Si tomo la decisión de tomar un trozo de chocolate, es probable que nos sintamos a gusto. Es probable que luego nos apetezca otro y, al final nos tomamos media tableta de chocolate y entonces venga, con posterioridad, cierto sentimiento de culpabilidad por tremenda hartada, sintiéndonos débiles y vulnerables.

La renuncia en el caso de que decidamos tomar el chocolate, puede ser tomar sólo un pequeño trozo. Puede ser no tomarlo, con lo cual al final, como se suele decir, se fortalece el carácter.

Cuando renunciamos, nos hacemos fuertes, sentimos que tenemos el poder sobre nuestra voluntad y que no somos vulnerables ante cualquier vicisitud. Prueba a renunciar a lo fácil, a lo que es más sencillo ¿levantarme temprano a hacer deporte, con lo rica que está la cama? Tomar la decisión de salir y hacer lo incómodo, lo que no es fácil, nos hace más fuerte. En la renuncia está nuestra fortaleza. Atrévete a renunciar…

Anuncio publicitario