La respuesta está en el corazón

Escuché esta afirmación hoy mismo y me impresionó. No porque sea una frase bonita, no porque sea algo estupendo que podemos decirle a alguien como respuesta a sus dudas, sino porque alberga un aprendizaje potente que todos/as deberíamos asumir. No se trata sólo de amar más y rumiar menos. No es simplemente ser enamoradizo y pasional. No es dar importancia sólo a las emociones olvidando todo lo demás. Es algo con lo que estoy plenamente de acuerdo: Habitualmente no buscamos las respuestas en nosotros mismos, sino que queremos que todo nos venga dado de fuera. O, también, no nos escuchamos todo lo que deberíamos.

La respuesta está en corazón

La respuesta está nuestro corazón o en nuestra alma porque nadie nos conoce tanto como nosotros/as mismos. Por mucho que podamos contar, explicar, decir las razones que nos mueven hasta el lugar donde nos encontramos. Por mucho que contemos a un amigo o a un terapeuta en el fondo quien nos va a entender de verdad, quien va a dar razones de verdad somos nosotros mismos. Nadie más. Es verdad que quien nos quiere y nos trata, nos aconsejan de la mejora manera posible, pero no sabe de nuestras profundidades personales. No conoce bien nuestro corazón.

Hay muchas frases maravillosas que ilustran esta idea: si quiere conocer a alguien ponte en tus zapatos, nadie nos conoce igual porque no viste nuestra piel, etc. Son frases que, con mucha razón afirman que nadie puede explicarnos bien qué decisiones tomar, porque queremos actuar de una manera y no de otra, porque elegimos una pareja y no otra, porque unos estudios y no otros.

El error consiste en pensar —algunos/as lo hacen siempre—, que su corazón está equivocado y por eso buscan fuera la aprobación a sus decisiones, cosa que rara vez encuentran, porque cada cual tiene su corazón, ninguno es igual a otro y porque las vivencias de cada cual fundamentan su vida y, por suerte, no hay dos vivencias iguales.

El problema de buscar las respuestas en el corazón está en que rara vez hablamos con él. En muy pocas ocasiones paramos e indagamos en nuestro interior. En muchas ocasiones he comentado las virtudes del diálogo interno y de la necesidad de pasar tiempo con nosotros mismos.

Por desgracia nos hemos dedicado a llenar nuestra agenda de cosas, actividades y más actividades, tenemos que estar haciendo algo, hay que estar ocupado/a, no se puede estar ocioso/a. Siempre en movimiento. Sin embargo, así nuestro corazón se acostumbra a estar callado, porque con el ruido externo él no puede hablar. Se mantiene en silencio. Para que nuestro corazón nos hable, para que nos diga la respuesta hemos de estar en silencio, algo, hoy en día impensable.

Muchos necesitan ruido en sus vidas, necesitan escuchar música, la tele, alguien que hable, conversación compañía… si todo eso está muy bien pero ¿Cuánto tiempo de tu día a día te reservas para ti, para tu corazón? Para que el te hable. En la mañana, ponemos música al desayuno, en el coche la radio, en el trabajo o los estudios, los sonidos habituales de compañeros, profesores, en los pocos ratos libres, las redes sociales, llegamos a casa más sonidos —agradables, por cierto— de la familia, de nuestros seres queridos, aparece la televisión y nuestro corazón callado todo el día…. día tras día…

Demos tiempo a que nuestro corazón hable. Pasemos tiempo en silencio y preguntémosle sin miedo —pero no en voz alta, porque pensarían que estamos un poco tarumbas—-, ¿qué opinas de esto [corazón o pon tu nombre] y déjale tiempo para que responda… sigue en silencio y escucha. ¡Cuántas personas han elegido la carrera equivocada o una mala vida guiada por otras personas! Por no preguntar al corazón… por no escucharle… Pregunta a tu corazón: allí están las respuestas ¿Cuál es el camino? El silencio. Haz ratitos de silencio cada día. Al principio costará un poco, pero con el tiempo será algo maravilloso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s